Moreno Bernardi desdobla el texto de Koltès multiplicando los puntos de vista de las inquietudes del personaje: dos desconocidos que se buscan y sólo, a veces, logran un contacto que les calme y les alimente la necesidad de hablar, de desnudarse y, por fin, encontrar un sitio donde ser, donde amar, donde vivir. Ahí donde estos hombres cuentan las dificultades de encajar en un mundo controlado por el poder, escondiéndose siempre en la sombra que les hace sentir extranjeros y tremendamente solos. El público (testigo accidental) decide aquello que ve, aquello que se lleva, aquello que quiere oír de estos dos desconocidos: como dos sombras corren por una última y única noche de su vida al borde de la extenuación, buscando un hombro en el que detenerse a descansar.

El texto ‘La noche justo antes de los bosques’ del Bernard-Marie Koltès más joven (1976), es una de sus obras más representadas debido a la libertad con la que el lector la puede leer: de panfleto político a poema callejero, de la violencia a la búsqueda real del amor.

Y en 2020 cumple 43 años sin haber perdido un ápice de actualidad.